La inspiración

La inspiración

Como un personaje más

San Josemaría Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei, deseó visitar Tierra Santa durante su vida para seguir, también en eso, los pasos de Jesucristo. Con palabras de Mons. Álvaro del Portillo: “Él tenía un gran deseo de ir a Tierra Santa; rezó como un personaje más del Evangelio, tomando nota de cada detalle, pero como nunca había estado ahí, creó el paisaje lo mejor que pudo según lo que había estudiado y leído”.

Su deseo de visitar Tierra Santa se extendía también a todos sus hijos espirituales en el Opus Dei y a sus familias y amigos, y quería que todos tuvieran la oportunidad durante su vida de  “rezar, arrodillarse y besar el suelo que Jesús pisó” según nos relata Mons. Álvaro del Portillo.

Saxum, sí que lo eres

En 1994, El Venerable  Mons. Álvaro del Portillo, el más estrecho colaborador de San Josemaría y su primer sucesor, hizo la peregrinación a Tierra Santa en acción de gracias. El 23 de marzo de 1994, tan sólo unas pocas horas después de haber regresado a Roma desde su peregrinación, Dios llamó a  Mons. Álvaro del Portillo a su presencia.  Había celebrado su última Misa en la tierra en la Iglesia del Cenáculo (ad Coenaculum) en Jerusalén.

Ese mismo año, inspirado por el deseo de San Josemaría y en memoria de  Mons. Álvaro del Portillo, fieles del Opus Dei, junto con algunos cooperadores y amigos, comenzaron la búsqueda y planificación de la futura Casa de Retiros y del Centro de Recursos Multimedia en la Tierra Santa.

En 1939 San Josemaría había comenzado a llamar a Mons. Álvaro del Portillo Saxum —roca en latín— por su fidelidad y fortaleza. Al dar este nombre a la Casa de Retiros, los promotores desean manifestar su agradecimiento a  Mons. Álvaro del Portillo por su vida de servicio a la Iglesia.

En 1995, the Association for Cultural Interchange Inc. se comprometió en la búsqueda de un lugar para desarrollar el proyecto Saxum.